Los gigantes lloran en Rusia

 

Varios mundial.jpeg

 

En la fecha inicial de los seis primeros grupos del Mundial 2018 (todavía falta un duelo del F para este lunes), hay algo que queda claro: aquí ya no se gana con la camiseta ni mucho menos con la historia.

Ni Brasil, Alemania, Argentina, España o Portugal son primeros en sus grupos como se apostaba al inicio de la prueba. Solamente Francia, que está en el cuadro de los favoritos, comanda su zona, pero tampoco terminó por convencer al mundo cuando enfrentó a uno de los equipos más limitados de la prueba y ahora ya no se antoja tan imponente y mucho menos invencible.

Los brasileños no brillaron, tuvieron solo algunos destellos y terminaron cediendo ante los suizos que no son malos, atención con eso. Por algo es la sexta selección en el escalafón de la FIFA y eso no es gratuito. Ni la presencia de Neymar le ayudó al equipo de Tite a superar la alta concentración de Suiza y por eso se marcharon con un sinsabor en la boca. Deberán mejorar muchas cosas como para pensar en una final.

Serbia, con un golazo de tiro libre de Aleksandar Kolarov, le ganó a Costa Rica y está por encima de los brasileños, desnudando las limitaciones de los ticos que al parecer no tienen conque dar la pelea, mientras que los balcánicos, sin ser un conjunto brillante, ni mucho menos, por lo menos están en la carrera y con el ánimo por las nubes.

Argentina, con una apagado Messi, que desperdició el primer penal de la prueba, tampoco pudo en el debut contra Islandia y siguió dejando serias dudas sobre su verdadero potencial. La pequeña nación eliminó los temores y enfrentó su duelo con gallardía. Es cierto que se defendieron casi todo el partido, pero en el fútbol eso también es un arte y vale especialmente cuando se vaticinaba una derrota inminente.

En ese grupo, el D, Croacia dio muestras de ser el equipo con mayores argumentos para avanzar a la siguiente fase, y su primer lugar no es producto de la suerte sino de una buena labor ante los nigerianos a los que derrotaron dos por cero y los dejaron sembrados en el último lugar y sumidos, al igual que los gauchos, en serias dudas.

Ahora solo les queda a los favoritos trabajar con seriedad y humildad, aparte de rendir el doble en sus próximas salidas. Llegan necesitando resultados favorables frente a rivales que ya no se asustan por nada. La victoria de México, ante el actual monarca, sirvió para refrescar el ambiente, acrecentar la fe y fomentar la idea de que con trabajo y pundonor cualquier cosa es posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s