SE ESTAN «ROBANDO» LA ESENCIA DEL DEPORTE

Mas allá de evitar el recelo y la malicia, la intención de apelar a la tecnología como un añadido importante para asistir a los árbitros en su función ha recibido todo tipo de comentarios y críticas desde su implementación. Hay quienes estamos completamente de acuerdo en esto, y otros que sienten un fastidio total.

Siendo un fenómeno extraño, es imposible negar que mientras los árbitros eran un detonante de violencia y malestar por sus repetidos errores de apreciación, el fútbol evolucionaba mediáticamente y con él, de manera inapropiada, la óptica de la prensa deportiva y la afición. Mientras un central seguía intentando estar ubicado acertadamente para sancionar una posible infracción o interpretar la intencionalidad de la misma en milésimas de segundo, en un deporte que cada vez se hacía más veloz y físico, desde las palcos de prensa el periodismo acomodaba sus opiniones apoyados en la notable ventaja de la repetición de las jugadas que gentilmente se mostraban una y otra vez. Desde esta perspectiva, cuando el video auxiliaba a los comentaristas para confirmar o sancionar la apreciación del réferi y juzgarlos en algunos casos sin piedad, el hombre de negro y sus asistentes no tenían otra herramienta que ver los partidos al día siguiente para determinar sus yerros o aciertos sin importar cuantas madres desnucadas hubieran quedado en el camino. Por eso el VAR fue un plus en la medida que le dio a los encargados de impartir justicia en la cancha la posibilidad de repetir aquellas instancias donde la ubicación o la retina pudieron fallar y la injusticia entraba en juego. El problema radica en que, muchas veces, los encargados de administrar la tecnología que se les ofrece no la saben utilizar o simplemente pecan por omisión y en algunos casos por soberbia. Es decir, palabras más o menos, dependemos una vez más del siempre cuestionable criterio humano.

Desde el pasado primero de julio, la FIFA anunció la aprobación de lo que ellos definieron como una tecnología de alta precisión y rapidez para decretar el fuera de juego en este Mundial que se desarrolla y donde tendría una evaluación seria para determinar no solo su efectividad, sino su continuidad. Efectividad y continuidad que hoy, cuando se analiza su aplicación, produce más escozor que alivio.

Bautizado como “fuera de juego semiautomático”, la herramienta que estamos observando permite calcular con cierta precisión el momento en el que el balón es cedido y la posición exacta de los delanteros y defensas implicados en la jugada. En ese momento, según se explicó el día que se anunció, hay diez cámaras dedicadas solo para localizar a los jugadores, junto a otras que están involucradas en la transmisión de televisión, todas ellas instaladas en los techos de los estadios capturando las situaciones en tiempo real y permitiendo que prácticamente se puedan tomar decisiones inmediatas.

Recuerdo, en su momento, como el marciano Pierluigi Collina, director de arbitraje de la FIFA, advirtió que todo este avance permitiría (como “ventaja”, según él), delimitar el punto exacto en el que se encontraran las extremidades de los futbolistas dentro de la jugada, yendo en absoluta contravía con Arsene Wegner, el hoy encargado del desarrollo del fútbol mundial, cuando aseguró que la intención de la máxima rectora del balompié era evitar que se anularan goles por centímetros de diferencia que, al final, no representan ninguna ventaja como sucedía con las imágenes que emitía el VAR hasta ese entonces.

Desgranando lo anterior, parece que hoy los líderes de este deporte siguen aportando herramientas que en vez de aliviar el problema, lo lastiman no porque contradigan la regla en sí, sino porque nos obligan a deducir que el texto, y su interpretación, siguen siendo los dos verdaderos problemas, como igual sucede con las benditas manos en el área.

Tomando como referencia el texto y su más reciente publicación, que data del 2020, de acuerdo con la Internacional Board, “se considera que un jugador está en posición de fuera de juego cuando:

• su cabeza, tronco o pierna (pie incluido) se encuentran, total o parcialmente, en la mitad del terreno de juego adversario (excluyendo la línea central) y

• su cabeza, tronco o pierna (pie incluido) se encuentran, total o parcialmente, más cerca de la línea de meta contraria que el balón y el penúltimo adversario.

A la hora de determinar si un jugador está en posición de fuera de juego, no se tendrán en consideración las manos ni los brazos de los jugadores, tampoco en el caso de los guardametas”.

Tal vez la intención de la FIFA sea la mejor, y tal vez esta opción tecnológica para sancionar el fuera de juego ayude a precisar y quizás, por ahí, evitar la injusticia de un gol que debió ser anulado. Sin embargo, para ser claros, solo hasta ahora que la tecnología permite apreciar la dimensión del añoso texto, tal vez estemos descubriendo que el mismo tiene ingredientes que lo tornan absurdo, pues es difícil que de un uñero o un juanete se logre sacar ventaja de la posición.

Tal vez, y solo tal vez, si los organismos encargados se dieran a la tarea de manejar conceptos más claros y precisos, que se ajusten a lo que hoy es evidente por la televisión, quizás pudiéramos evitar el fastidio que produce ver situaciones tan milimétricamente estrechas que a primera vista no ameritan ningún reclamo por parte de los interesados porque la ventaja, como tal, no existe. Por eso, cuando percibimos lo que las cámaras y la tercera dimensión ayudan a resolver, nos damos cuenta cómo de manera miserable le están “robando” al fútbol, sin proponérselo, lo más bello que tiene este deporte: el gol y el delirio que este produce de manera inmediata.

Hay goles que hoy, dentro del Mundial, han sido anulados pero que a primera vista fueron tan claros y transparentes como el agua. Si esta es la milimétrica intención de la FIFA por ayudar al fútbol y sus árbitros, entonces hagan o busquen algo que dé tranquilidad y no que genere tanta zozobra y malestar cada que se anota un gol que fue claro ante los los ojos del mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s